¿Qué sucedió con el millón doscientos mil votos que extravió Unidos Podemos? 1

DEMOCRACIA: Mucho se ha especulado en las últimas semanas con uno de los grandes enigmas de las generales del 26J: ¿qué sucedió con el millón doscientos mil votos que le faltan a Unidos Podemos? Es la primera interrogante que surge cuando se comparan los resultados de diciembre con los del 26J. Y aunque la disminución de votos hacia la coalición de izquierdas se intente explicar por el Brexit, la campaña del miedo o una inadecuada adaptación de Podemos a las instituciones, las razones hay que buscarlas en otros aspectos, algunos más estructurales y otros más procedimentales.

Eduardo Alvarado Espina

elecciones 26J

Un amigo asturiano me comentó, días antes de las elecciones, que ya había votado por correo. Él vota a Izquierda Unida pero esta vez optó por el PSOE. ¿Por qué?, le pregunté. La respuesta fue simple y concisa, no le gusta Pablo Iglesias. Punto y final. Poco le importó estar absolutamente de acuerdo con el programa político. Algo similar sucedió con otros tantos votantes de IU en Madrid, según me relató otra amiga cuyo círculo más cercano vota a esa formación política. Con otro tono un conocido escribió, en esos interminables hilos de correos de las nuevas comunidades virtuales, que unas señoras mayores que habían votado a Podemos en diciembre, Más…

¿Y ahora qué? Gran coalición o segunda transición Responder

OPINIÓN: El presente artículo plantea un análisis de la situación política española post-electoral abordando la nueva realidad política y partidaria a partir de una serie diacrónica de eventos. El análisis se divide en tres partes que abordan, desde una mirada de conjunto, los movimientos tácticos de los últimos meses y las estrategias políticas puestas en escena, para finalizar con una propuesta de salida transicional que requiere de cierto sacrificio programático en el corto plazo, por parte de los actores políticos en liza.

Eduardo Alvarado Espina

WP_20160312_003
Entrada principal del Congreso de los Diputados. Fuente: E. Alvarado Espina

Tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015 el escenario político quedó abierto pero no despejado. La partitocracia que ha caracterizado al sistema político español (de Carreras, 2015) parece haber dado paso a un formato parlamentario más democrático que incomoda a las formaciones políticas Más…

A pesar de la “insistencia” de las encuestas, no habrá gobierno del PP Responder

OPINIÓN: El presente artículo proyecta el posible resultado de las elecciones generales españolas más allá de las encuestas. El análisis propuesto tiene en cuenta cuestiones como la alta competitividad de la elección, los resultados de las últimas autonómicas, una mayor participación electoral y las grietas del bipartidismo en las pequeñas circunscripciones. Todo lo cual nos informa que Rajoy no volverá a gobernar.

Eduardo Alvarado Espina

Desde hace unos meses se viene difundiendo reiteradamente en los medios que, a pesar de los recortes sociales y la corrupción, el PP sería el partido más votado el 20D, que Ciudadanos llegaría a convertirse en la segunda fuerza electoral, y que el porcentaje de indecisos supera cualquier registro anterior. Los barómetros de hace un par de semanas –CIS, Sigma Dos, Metroscopia– pronostican un resultado similar. No obstante, las últimas encuestas dan cuenta de una “remontada” de Podemos acompañada de una caída de Ciudadanos, una mayor cercanía entre PSOE y los partidos “emergentes”, y un descenso en la intención de voto al PP. Pero ¿son reales estas proyecciones? ¿Qué fiabilidad pueden tener? ¿Tienen la intención de incidir en el voto de los indecisos?

La intención del CIS de incidir en los indecisos

En primer lugar, no se conoce en la reciente historia democrática española un barómetro del CIS con intención de voto que se publique a dos semanas de unas elecciones generales. Cierto es que la situación es excepcional, porque el Gobierno convocó la cita electoral interesadamente la última semana de diciembre, pero ello no justifica que esta institución pública modifique sus procedimientos sin un criterio claro. En su página web se puede leer lo siguiente: Más…

Tripartidismo neoliberal o rebelión ciudadana 1

DEMOCRACIA: Las próximas elecciones generales en España se consideran trascendentales. ¿Serán las que certifiquen el cambio político? Tanto las élites como los medios neoliberales no quieren que así sea, por eso conducen la agenda política por derroteros informativos que les favorecen. La desigualdad social –el centro de gravedad de la política– es ocultada a los ojos de la ciudadanía.

Eduardo Alvarado Espina

 

Excuse_me,_Sir,_who_shall_I_hate_next_,_by_Art_Young

The Liberator (mayo de 1919)

Hegel decía que todos los grandes hechos y personajes de la historia se repiten dos veces. A esto Marx ([1851] 1968) añadiría, «una vez como tragedia y otra vez como farsa». Esta premisa y su complemento pueden sintetizar la reciente historia de la sociedad posindustrial y, particularmente, la historia reciente de España. La pérdida de derechos políticos y sociales y la restitución de una élite económica en el centro de la política, nos retrotrae a la época predemocrática; a los albores del Más…

Manuela Carmena: operación acoso y derribo Responder

DEMOCRACIA«El plan de acoso a las nuevas fuerzas políticas, que vienen coordinando las viejas élites políticas junto con las élites corporativas, ha tenido al menos tres pasos identificables: primero la negación del adversario, segundo la campaña del miedo y, por último, la cacería».

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid | Fuente: Ahora Madrid

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid | Fuente: Ahora Madrid

Eduardo Alvarado Espina

En la práctica común del hacer político, los partidos y medios de comunicación que mantienen una animadversión manifiesta hacia un grupo político que acaba de ganar las elecciones detienen sus ataques, que pueden ser justificados o no, durante el tiempo que toma que ese nuevo Gobierno consiga constituirse. Esto es lo que comúnmente se conoce como un «período de gracia», una Más…

El gran laboratorio político Responder

DEMOCRACIA: La renovación de representantes en 13 autonomías y en todos los ayuntamientos el 24 de mayo hizo evidenciable un cambio en el mapa electoral y las instituciones políticas (…) y darán inicio a un nuevo proceso político que puede acabar con la composición bipartidista del poder: los resultados del laboratorio de cambio político en que se ha convertido España en el último tiempo.

Eduardo Alvarado Espina

Una urna electoral durante los comicios presidenciales franceses de 2007 | Fuente: Rama

Una urna electoral durante los comicios presidenciales franceses de 2007 | Fuente: Rama

Las elecciones llevadas a cabo en España en 2011 no tuvieron ningún grado de Más…

Andalucía, la resistencia del último bastión socialista Responder

DEMOCRACIA: Las elecciones andaluzas remiten a variados análisis, dependiendo de la organización política en liza. Cada cual valora el resultado en función de sus intereses. No obstante, hay otras cuestiones que los resultados electorales informan y que requieren ser analizados. ¿Qué tan particularista es el sufragio?, ¿hay cambio político ad portas? o ¿cuánto influye la abstención en la composición del sistema de partidos andaluz? Estos son aspectos que pueden arrojar algunas luces para las próximas convocatorias electorales.

Eduardo Alvarado Espina

BBC5AF87639543B983DEF67450EE280C-0000365387-0003488586-00640L-34C5622CE68E49F6AEF0A4FACF678DCA

Frontis Parlamento Andaluz

El adelanto de las elecciones ha reorganizado el mapa electoral andaluz. En este escenario se ha cumplido el objetivo de la presidenta de la Junta al consolidar su Gobierno y lograr presentar una «foto ganadora» al resto de España. Eso sí, no ha conseguido mejorar su último resultado electoral. Los 47 escaños no dan mayoría absoluta para gobernar en solitario y no reflejan la pérdida de votos de los socialistas andaluces, que transitan del 39,52% en 2012 al 35,49% de los votos en 2015. Más…

España: un debate sin legitimidad y una dimisión necesaria Responder

DEMOCRACIA: Este año, el Partido Popular ha participado como partido del Gobierno en su tercer debate del estado de la Nación. ¿Pero tiene esta formación credibilidad y legitimidad para ello?

Eduardo Alvarado Espina

¿Es posible jurídica, ética, estética y políticamente dar credibilidad a un Gobierno que pierde su legitimidad democrática? Es más, ¿es viable para un régimen democrático que un partido de gobierno con evidentes vicios políticos participe en futuras elecciones? Es lo que intentaremos explicar en las siguientes líneas.eduardo

En el tercer debate del estado de la Nación de esta legislatura —en 2012 este no se realizó— la legitimidad democrática del Gobierno requiere Más…