Día de la Mujer, patriarcado y #niunomenos Responder

OPINIÓN: el poder y privilegios patriarcales amenazados por la reivindicación de los derechos de la mujer.

Ana María Gutiérrez Ibacache

anamariaHoy se conmemora el Día Internacional de la Mujer, de aquellas que murieron luchando por nuestros derechos y a quienes conmemoramos porque de lo contrario muchas de nosotras no estaríamos en espacios que históricamente nos eran negados. De la mano de esta reivindicación de los derechos de la mujer por más igualdad también surgen aquellas voces del patriarcado, en el que vivimos, evidenciado cierta molestia y resquemor por la visibilización de demandas históricamente femeninas, resultado de la desigualdad imperante y de la cual el feminismo es la cara visible como movimiento político y social.

¿Qué molesta del feminismo al macho heteronormativo chilensis?

Esta pregunta ha dado vueltas en mi cabeza los últimos días, asombrada de tanto comentario machista que surge incluso desde los más cercanos y que poco a poco dejan entrever su malestar por la “moda feminista” y tanta “feminazi”. Aludiendo en concreto, al despertar del movimiento feminista en Chile, que parecía estar sumido en un largo silencio (Kirkwood,1986), y que se ha volcado a las calles con miles de mujeres marchando y exigiendo el respeto de sus cuerpos, de su trabajo, de su sexualidad, entre tantos otros. Más…

¿Qué sucedió con el millón doscientos mil votos que extravió Unidos Podemos? 1

DEMOCRACIA: Mucho se ha especulado en las últimas semanas con uno de los grandes enigmas de las generales del 26J: ¿qué sucedió con el millón doscientos mil votos que le faltan a Unidos Podemos? Es la primera interrogante que surge cuando se comparan los resultados de diciembre con los del 26J. Y aunque la disminución de votos hacia la coalición de izquierdas se intente explicar por el Brexit, la campaña del miedo o una inadecuada adaptación de Podemos a las instituciones, las razones hay que buscarlas en otros aspectos, algunos más estructurales y otros más procedimentales.

Eduardo Alvarado Espina

elecciones 26J

Un amigo asturiano me comentó, días antes de las elecciones, que ya había votado por correo. Él vota a Izquierda Unida pero esta vez optó por el PSOE. ¿Por qué?, le pregunté. La respuesta fue simple y concisa, no le gusta Pablo Iglesias. Punto y final. Poco le importó estar absolutamente de acuerdo con el programa político. Algo similar sucedió con otros tantos votantes de IU en Madrid, según me relató otra amiga cuyo círculo más cercano vota a esa formación política. Con otro tono un conocido escribió, en esos interminables hilos de correos de las nuevas comunidades virtuales, que unas señoras mayores que habían votado a Podemos en diciembre, Más…

Señala y reinarás: De un vídeo homosexual a una reflexión sobre el periodismo colombiano Responder

OPINIÓN: Se ve, se ve, se ve… sin vídeo no hay noticia. La noticia es el vídeo. La noticia en televisión debe ser, a veces, primero show que contenido; más anécdota, historia de barrio, que información que afecte de verdad al país.

Rosaura Eguidazu*

El lector escribe

comp

Fuente: Centronetsys.

Esta semana el periodismo colombiano sufrió un remezón por cuenta de un vídeo con contenido homosexual en el que un –ahora- exviceministro del interior coqueteaba con un capitán de la policía colombiana. El vídeo fue publicado por la emisora de RCN, la FM, cuya directora, Vicky Dávila, hoy, es la exdirectora.

Ese vídeo pretendía ser encajado dentro de una investigación que estaba adelantando la FM sobre una red de prostitución en la que altos mandos militares y congresistas –el exviceministro fue congresista- utilizaban sexualmente a jóvenes de las fuerzas armadas colombianas a cambio de, promesas de ascensos, por ejemplo. Todo esto ha sido llamado mediáticamente en Colombia como “La comunidad del anillo”. El tráfico de influencias sería uno de los delitos menores cometidos en esta red. Aclaración: el director de la Policía se declara inocente pero hoy, también es exdirector. Más…

A pesar de la “insistencia” de las encuestas, no habrá gobierno del PP Responder

OPINIÓN: El presente artículo proyecta el posible resultado de las elecciones generales españolas más allá de las encuestas. El análisis propuesto tiene en cuenta cuestiones como la alta competitividad de la elección, los resultados de las últimas autonómicas, una mayor participación electoral y las grietas del bipartidismo en las pequeñas circunscripciones. Todo lo cual nos informa que Rajoy no volverá a gobernar.

Eduardo Alvarado Espina

Desde hace unos meses se viene difundiendo reiteradamente en los medios que, a pesar de los recortes sociales y la corrupción, el PP sería el partido más votado el 20D, que Ciudadanos llegaría a convertirse en la segunda fuerza electoral, y que el porcentaje de indecisos supera cualquier registro anterior. Los barómetros de hace un par de semanas –CIS, Sigma Dos, Metroscopia– pronostican un resultado similar. No obstante, las últimas encuestas dan cuenta de una “remontada” de Podemos acompañada de una caída de Ciudadanos, una mayor cercanía entre PSOE y los partidos “emergentes”, y un descenso en la intención de voto al PP. Pero ¿son reales estas proyecciones? ¿Qué fiabilidad pueden tener? ¿Tienen la intención de incidir en el voto de los indecisos?

La intención del CIS de incidir en los indecisos

En primer lugar, no se conoce en la reciente historia democrática española un barómetro del CIS con intención de voto que se publique a dos semanas de unas elecciones generales. Cierto es que la situación es excepcional, porque el Gobierno convocó la cita electoral interesadamente la última semana de diciembre, pero ello no justifica que esta institución pública modifique sus procedimientos sin un criterio claro. En su página web se puede leer lo siguiente: Más…

España: un debate sin legitimidad y una dimisión necesaria Responder

DEMOCRACIA: Este año, el Partido Popular ha participado como partido del Gobierno en su tercer debate del estado de la Nación. ¿Pero tiene esta formación credibilidad y legitimidad para ello?

Eduardo Alvarado Espina

¿Es posible jurídica, ética, estética y políticamente dar credibilidad a un Gobierno que pierde su legitimidad democrática? Es más, ¿es viable para un régimen democrático que un partido de gobierno con evidentes vicios políticos participe en futuras elecciones? Es lo que intentaremos explicar en las siguientes líneas.eduardo

En el tercer debate del estado de la Nación de esta legislatura —en 2012 este no se realizó— la legitimidad democrática del Gobierno requiere Más…

La batalla del 9N en el campo de la opinión pública 1

OPINIÓN: El 9N ya ha pasado. La tensión jurídico-política por la celebración del proceso de participación ciudadana en forma de consulta popular sobre el futuro político de Cataluña se ha mantenido hasta el último momento con la anulación del proceso y la desobediencia de las instituciones catalanas. El escenario post 9-N consiste en una lucha por la opinión pública entre el independentismo y el unionismo; una lucha en la que poco interesan los hechos tal y como han acontecido.alvaro

Álvaro M. Barea Ripoll

El pasado 9 de noviembre tuvo lugar en Cataluña un proceso de participación ciudadana que bien puede suponer un fiel reflejo de su compleja realidad sociopolítica. Si bien por un lado era una manifestación política cargada de simbolismo que debería poder acogerse al derecho de lalibertad de expresión, era también un acto político ejecutado por las instituciones catalanas del Estado que contravenía el ordenamiento jurídico, incurriendo incluso en la desobediencia al tribunal más alto del país. Debido, precisamente, a esa maraña explicativa en la que categorizar el proceso del 9N, las interpretaciones a sus resultados también son confusas y múltiples.

Por un lado, el soberanismo catalán se congratula de haber conseguido no sólo llevar a cabo un ejercicio democrático de participación popular, sino también del 80,76% de votos a favor del Sí-Sí, que se traducen en un apoyo a la independencia de Cataluña. Por otro lado, el «constitucionalismo» —entendiéndose como el colectivo catalán y del resto de España contrario al 9N— se aferra  a la ilegalidad de la consulta para restar importancia a los argumentos de los sectores soberanistas. En este sentido, los titulares de prensa el 10 de noviembre variaban desde el triunfalismo hasta la acusación delictiva pero, más allá de la batalla de opinión, destaca el hecho de que ambas posturas están siendo hipócritas en sus argumentos.

Más…

La consulta catalana: un hito político para el relato nacionalista 3

64291_10151481708268718_2030806900_nOPINIÓN: Como ya hizo Escocia en su momento, el pasado 9 de noviembre Cataluña celebró una consulta sobre la independencia, aunque sin contar con la autorización legal para ello. Después de que el Tribunal Supremo ilegalizara el referéndum, la Generalitat decidió seguir adelante con una votación que no sería vinculante. De los cerca de seis millones de catalanes y residentes que podían votar, más de 2 millones se acercaron a las urnas en la primera jornada de una consulta que durará unos días más.

Eduardo Alvarado Espina

Los nacionalismos hoy en día tienden a ser periféricos –en el sentido intelectual– vengan de donde vengan. Sus maneras diferenciadoras resultan insensatas para construir sociedades democráticas incluyentes. Sus intereses burgueses van en contra de las necesidades de lamayor parte de la población de un país. Sus objetivos –Estado nacional y la autodeterminación– son de otra época. Los catalanes que participaron y los que no lo hicieron en la consulta del 9 de noviembre, en su gran mayoría, no se encuentran motivados por esta descripción, pero sí lo están el Gobierno de la Generalitat y el Gobierno de España. El nacionalismo es una reacción «solidaria» ante un enemigo común. Es una ideología que necesita del conflicto para desarrollarse, aunque éste sólo sea potencial. La adscripción a una lucha ideológica entre nacionalismos, entre la legalidad y la legitimidad de dos grupos excluyentes, es una de suma cero. Más…

¿Monarquía o república? El debate sobre la corrupción del consenso del 78 3

DEMOCRACIA: El debate entre república y monarquía es un dilema que abre la caja de pandora del sistema político español. Su mención obliga a realizar un ejercicio histórico y filosófico sobre lo que realmente significa uno y otro régimen político, que también explica por qué las élites políticas españolas continúan optando por la actual monarquía constitucional, cuando la realidad social exige una democracia plena.

 Eduardo Alvarado Espina

WP_20140317_002

Salón plenario Congreso de los Diputados (Madrid) Fuente: Eduardo Alvarado E.

Monarquía o república: la falsa controversia ideológica

La monarquía no sólo es un sistema etimológicamente distinto a la democracia, sino que es justo lo opuesto. Encuentra su fundamento en el supuesto origen divino de la sangre real, y su legitimidad proviene del «derecho de conquista o de la sumisión de los primeros hombres que eligieron sus reyes» (Artola, 1978). En cambio, la república otorga el ejercicio legítimo de la soberanía al pueblo o a la nación. El «derecho a gobernar» está Más…