Vicente Fox: la herencia antidemocrática del líder que enarboló la alternancia. Responder

Los lectores escriben y colaboran en nuestra revista. Un joven estudiante aborda la figura del ex presidente mexicano, Vicente Fox. Más…

Anuncios

Catalunya 1-O, un choque de legitimidades 2

Lo que suceda el 1-O en Catalunya no hará más que acentuar los anhelos independentistas, se realice o no el referéndum; se imponga o no la hoja de ruta de los partidos que apuestan por la secesión. También será el momento en que la guerra de posiciones se consume mediante el choque de legitimidades del poder democrático: legalidad y voluntad popular.

Eduardo Alvarado Espina

El relato de los partidos políticos y asociaciones civiles independentistas se basa en dos discutibles supuestos. El primero, desde el cual se justifica el derecho a decidir, es que el Estado español ha sometido y relegado históricamente a los catalanes. El mensaje de “España nos roba e impide que la voluntad de la mayoría se exprese” ha calado en un gran número de ciudadanos, gracias también a la inestimable e interesada colaboración de ese franquismo sociológico que caracteriza al PP.

El segundo, es la afirmación de que existen preceptos del derecho internacional que brindan cierto halo de legitimidad a la vía escogida para el referéndum, por encima de la Constitución. En este sentido, la apelación al derecho a la autodeterminación se lleva la palma por su banalización. Un derecho que sólo aplica cuando los derechos humanos de un pueblo son conculcados por una fuerza nacional o extranjera cuyo territorio ha sido ocupado –colonizado. ¿Es sensato señalar que esta es la realidad objetiva de Catalunya? Si se pensara que sí, entonces cabría preguntarse ¿en qué se parece esa realidad a la del pueblo saharaui, palestino o kurdo? Más…

¿Y ahora qué? Gran coalición o segunda transición Responder

OPINIÓN: El presente artículo plantea un análisis de la situación política española post-electoral abordando la nueva realidad política y partidaria a partir de una serie diacrónica de eventos. El análisis se divide en tres partes que abordan, desde una mirada de conjunto, los movimientos tácticos de los últimos meses y las estrategias políticas puestas en escena, para finalizar con una propuesta de salida transicional que requiere de cierto sacrificio programático en el corto plazo, por parte de los actores políticos en liza.

Eduardo Alvarado Espina

WP_20160312_003
Entrada principal del Congreso de los Diputados. Fuente: E. Alvarado Espina

Tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015 el escenario político quedó abierto pero no despejado. La partitocracia que ha caracterizado al sistema político español (de Carreras, 2015) parece haber dado paso a un formato parlamentario más democrático que incomoda a las formaciones políticas Más…

Tripartidismo neoliberal o rebelión ciudadana 1

DEMOCRACIA: Las próximas elecciones generales en España se consideran trascendentales. ¿Serán las que certifiquen el cambio político? Tanto las élites como los medios neoliberales no quieren que así sea, por eso conducen la agenda política por derroteros informativos que les favorecen. La desigualdad social –el centro de gravedad de la política– es ocultada a los ojos de la ciudadanía.

Eduardo Alvarado Espina

 

Excuse_me,_Sir,_who_shall_I_hate_next_,_by_Art_Young

The Liberator (mayo de 1919)

Hegel decía que todos los grandes hechos y personajes de la historia se repiten dos veces. A esto Marx ([1851] 1968) añadiría, «una vez como tragedia y otra vez como farsa». Esta premisa y su complemento pueden sintetizar la reciente historia de la sociedad posindustrial y, particularmente, la historia reciente de España. La pérdida de derechos políticos y sociales y la restitución de una élite económica en el centro de la política, nos retrotrae a la época predemocrática; a los albores del Más…

El gran laboratorio político Responder

DEMOCRACIA: La renovación de representantes en 13 autonomías y en todos los ayuntamientos el 24 de mayo hizo evidenciable un cambio en el mapa electoral y las instituciones políticas (…) y darán inicio a un nuevo proceso político que puede acabar con la composición bipartidista del poder: los resultados del laboratorio de cambio político en que se ha convertido España en el último tiempo.

Eduardo Alvarado Espina

Una urna electoral durante los comicios presidenciales franceses de 2007 | Fuente: Rama

Una urna electoral durante los comicios presidenciales franceses de 2007 | Fuente: Rama

Las elecciones llevadas a cabo en España en 2011 no tuvieron ningún grado de Más…

Reino Unido, ¿se avecina tormenta? Responder

El resultado electoral de los recientes comicios británicos echa por tierra todas las previsiones, dibujando un nuevo mapa político del Reino Unido. Las casas de apuestas tuvieron un día agitado y, seguramente, unos pocos hicieron fortuna a costa de muchos. Los escenarios que resulten de esta nueva realidad  replantean la agenda futura de las islas británicas y, tal vez, de la Unión Europea.

Álvaro M. Barea Ripoll

El palacio de Westminster, sede del parlamento británico. / Fuente: Maurice

El palacio de Westminster, sede del parlamento británico. / Fuente: Maurice

El calendario electoral de 2015 no se detiene y ahora ha tocado el turno del Reino Unido. Los británicos estaban llamados a las urnas para resolver diversos dilemas. Por un lado, la cuestión escocesa seguía atascada tras el apretadísimo referéndum de 2014 al no haber progresos significativos en la transferencia de competencias desde Londres a Edimburgo. Por otro lado, el auge del euroescepticismo trasladó el debate nacional no sólo a cuestiones de política migratoria, sino también a la propuesta de un referéndum de pertenencia de Reino Unido a la Unión Europea. Dicho auge movió al mismo Cameron a asumir el compromiso del referéndum sobre Europa si ganaba los comicios de 2015. Más…

Ecuador: ¿Tiene la Revolución Ciudadana quién la defienda? Responder

DEMOCRACIA: Cuesta creer que el peor enemigo de Correa sea el propio Correa. Al pensar que tiene que defender la Revolución Ciudadana de ciudadanos poco esclarecidos, malintencionados, infantiles, ignorantes, fácilmente manipulables por políticos oportunistas o enemigos procedentes de la derecha, Correa corre el riesgo de querer hacer la Revolución Ciudadana sin ciudadanos, o lo que es lo mismo, con ciudadanos sumisos.

Boaventura de Sousa Santos

Celebración del 7.º aniversario de la Revolución Ciudadana en Guayaquil (2014)  | Fuente: Russavia

Celebración del 7.º aniversario de la Revolución Ciudadana en Guayaquil (2014) | Fuente: Russavia

Los intelectuales de América Latina, entre los que me considero por adopción, han cometido dos tipos de errores en sus análisis de los procesos políticos de los últimos cien años, sobre todo cuando contienen elementos nuevos, ya sean ideales de desarrollo, alianzas para construir el bloque hegemónico, instituciones, formas de lucha o estilos de hacer política. Por supuesto, los intelectuales de derecha también han cometido muchos errores, pero aquí no me ocuparé de ellos. El primer error ha consistido en no hacer un esfuerzo serio para comprender los procesos Más…

La batalla del 9N en el campo de la opinión pública 1

OPINIÓN: El 9N ya ha pasado. La tensión jurídico-política por la celebración del proceso de participación ciudadana en forma de consulta popular sobre el futuro político de Cataluña se ha mantenido hasta el último momento con la anulación del proceso y la desobediencia de las instituciones catalanas. El escenario post 9-N consiste en una lucha por la opinión pública entre el independentismo y el unionismo; una lucha en la que poco interesan los hechos tal y como han acontecido.alvaro

Álvaro M. Barea Ripoll

El pasado 9 de noviembre tuvo lugar en Cataluña un proceso de participación ciudadana que bien puede suponer un fiel reflejo de su compleja realidad sociopolítica. Si bien por un lado era una manifestación política cargada de simbolismo que debería poder acogerse al derecho de lalibertad de expresión, era también un acto político ejecutado por las instituciones catalanas del Estado que contravenía el ordenamiento jurídico, incurriendo incluso en la desobediencia al tribunal más alto del país. Debido, precisamente, a esa maraña explicativa en la que categorizar el proceso del 9N, las interpretaciones a sus resultados también son confusas y múltiples.

Por un lado, el soberanismo catalán se congratula de haber conseguido no sólo llevar a cabo un ejercicio democrático de participación popular, sino también del 80,76% de votos a favor del Sí-Sí, que se traducen en un apoyo a la independencia de Cataluña. Por otro lado, el «constitucionalismo» —entendiéndose como el colectivo catalán y del resto de España contrario al 9N— se aferra  a la ilegalidad de la consulta para restar importancia a los argumentos de los sectores soberanistas. En este sentido, los titulares de prensa el 10 de noviembre variaban desde el triunfalismo hasta la acusación delictiva pero, más allá de la batalla de opinión, destaca el hecho de que ambas posturas están siendo hipócritas en sus argumentos.

Más…