La batalla del 9N en el campo de la opinión pública 1

OPINIÓN: El 9N ya ha pasado. La tensión jurídico-política por la celebración del proceso de participación ciudadana en forma de consulta popular sobre el futuro político de Cataluña se ha mantenido hasta el último momento con la anulación del proceso y la desobediencia de las instituciones catalanas. El escenario post 9-N consiste en una lucha por la opinión pública entre el independentismo y el unionismo; una lucha en la que poco interesan los hechos tal y como han acontecido.alvaro

Álvaro M. Barea Ripoll

El pasado 9 de noviembre tuvo lugar en Cataluña un proceso de participación ciudadana que bien puede suponer un fiel reflejo de su compleja realidad sociopolítica. Si bien por un lado era una manifestación política cargada de simbolismo que debería poder acogerse al derecho de lalibertad de expresión, era también un acto político ejecutado por las instituciones catalanas del Estado que contravenía el ordenamiento jurídico, incurriendo incluso en la desobediencia al tribunal más alto del país. Debido, precisamente, a esa maraña explicativa en la que categorizar el proceso del 9N, las interpretaciones a sus resultados también son confusas y múltiples.

Por un lado, el soberanismo catalán se congratula de haber conseguido no sólo llevar a cabo un ejercicio democrático de participación popular, sino también del 80,76% de votos a favor del Sí-Sí, que se traducen en un apoyo a la independencia de Cataluña. Por otro lado, el «constitucionalismo» —entendiéndose como el colectivo catalán y del resto de España contrario al 9N— se aferra  a la ilegalidad de la consulta para restar importancia a los argumentos de los sectores soberanistas. En este sentido, los titulares de prensa el 10 de noviembre variaban desde el triunfalismo hasta la acusación delictiva pero, más allá de la batalla de opinión, destaca el hecho de que ambas posturas están siendo hipócritas en sus argumentos.

Más…

La consulta catalana: un hito político para el relato nacionalista 3

64291_10151481708268718_2030806900_nOPINIÓN: Como ya hizo Escocia en su momento, el pasado 9 de noviembre Cataluña celebró una consulta sobre la independencia, aunque sin contar con la autorización legal para ello. Después de que el Tribunal Supremo ilegalizara el referéndum, la Generalitat decidió seguir adelante con una votación que no sería vinculante. De los cerca de seis millones de catalanes y residentes que podían votar, más de 2 millones se acercaron a las urnas en la primera jornada de una consulta que durará unos días más.

Eduardo Alvarado Espina

Los nacionalismos hoy en día tienden a ser periféricos –en el sentido intelectual– vengan de donde vengan. Sus maneras diferenciadoras resultan insensatas para construir sociedades democráticas incluyentes. Sus intereses burgueses van en contra de las necesidades de lamayor parte de la población de un país. Sus objetivos –Estado nacional y la autodeterminación– son de otra época. Los catalanes que participaron y los que no lo hicieron en la consulta del 9 de noviembre, en su gran mayoría, no se encuentran motivados por esta descripción, pero sí lo están el Gobierno de la Generalitat y el Gobierno de España. El nacionalismo es una reacción «solidaria» ante un enemigo común. Es una ideología que necesita del conflicto para desarrollarse, aunque éste sólo sea potencial. La adscripción a una lucha ideológica entre nacionalismos, entre la legalidad y la legitimidad de dos grupos excluyentes, es una de suma cero. Más…

El Tíbet y la lucha de poder: de la teocracia tibetana al conflicto con China 1

CONFLICTO Y PAZ: ¡Tíbet, patria libre! es uno de los lemas que, en relación a la región del Himalaya más se ha podido escuchar, no sólo recientemente, sino durante muchos años. El conflicto de esta zona, gobernada por un Dalái Lama desde el exilio, forma parte de la Historia universal y, aunque el actual Dalái parece aceptar cambios en su política de gobierno, China sigue sin dar su brazo a torcer.

Tamara Fariñas R.

Cartel de la liberación de la región del Tíbet | Fuente: Sergio R. Núñez C.

Cartel de la liberación de la región del Tíbet | Fuente: Sergio R. Núñez C.

La cuestión de los Derechos Humanos en el Tíbet es y ha sido muy controvertida a lo largo de la historia. Este año, el nuevo Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, encargado de examinar con regularidad la situación de los derechos fundamentales en diferentes estados miembro, podría visitar la región del Tíbet para comprobar esta cuestión. Esta visita es algo que debe debatir con las autoridades chinas, precisamente con las que esta región mantiene un conflicto que parece Más…

Pepe Mujica: el legado y las críticas a su mandato 6

DEMOCRACIA: El próximo domingo, 30 de noviembre, Uruguay celebrará la segunda vuelta de unos comicios que han sido más que reñidos. Ninguna de las fórmulas ha conseguido la mayoría, así que la democracia debe seguir su curso. Una de las caras visibles de estas elecciones es, sin embargo, el que ha sido definido como el mejor presidente del mundo: José Pepe Mujica.

Ana María Gutiérrez Ibacache

Académica de la Universidad Central de Chile

Fuente: Latinamente

Bandera uruguaya ondeando en el cielo | Fuente: Latinamente

Uruguay definirá en una segunda vuelta electoral a su futuro presidente, lo que da cuenta de la estabilidad democrática del país. Sin embargo, se siente un aire de pesar en el ambiente por la salida del Palacio de Suárez de uno de los presidentes que más ha destacado a nivel internacional, por su peculiar estilo de hacer y entender la política. José Alberto Mujica Cordano –más conocido como Pepe Mujica– fue electo presidente a los 74 años de edad, en el 2009, y desde ese momento ha sido una luz de esperanza en lo que a la política y a los políticos se refiere. Exguerrillero del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN), encarcelado durante la dictadura por un período de catorce años, supo reinventarse e integrarse a la institucionalidad gubernamental a través del Movimiento de Participación Popular (MPP) dentro del Frente Amplio (FA), coalición de partidos Más…

Libia hacia el ocaso: cuestionando la guerra 3

MUNDO: Durante la guerra de Libia de 2011 los principales medios de comunicación internacionales lanzaron una feroz campaña contra Muamar Gadafi para justificar la intervención militar de la OTAN en favor del bando rebelde islamista del Consejo Nacional de Transición (CNT), con cuya victoria se alcanzaría supuestamente una nueva Libia democrática, moderna y libre. Sin embargo, la caótica situación que vive el país mediterráneo tres años después demuestra que el tablero libio real es muchísimo más complejo que el que nos trataron de vender, lo que nos debe llevar a cuestionar los mitos construidos por la propaganda occidental.

Miguel Candelas Candelas

Gadafistas celebran los éxitos del Ejército gubernamental el domingo 6 de marzo de 2011 en la mítica Plaza Verde de Trípoli | Fuente: BRQ Network/Ben Curtis

Gadafistas celebran los éxitos del Ejército gubernamental el domingo 6 de marzo de 2011 en la mítica Plaza Verde de Trípoli | Fuente: Flickr (BRQ Network/Ben Curtis)

En unos días se cumplirá el tercer aniversario de la caída de Sirte y de la ejecución de Muamar Gadafi, momento en el que concluía la guerra civil libia entre los partidarios y detractores del coronel, una guerra en la que las Más…

Los polos opuestos de Suecia: una fuerte ultraderecha en un nuevo Gobierno de izquierdas 3

DEMOCRACIA: En septiembre de 2013, Noruega se olvidaba por un momento del atentado que perpetró un exmiembro del ultraderechista Partido del Progreso y que dejó 77 muertos y más de un centenar de heridos, para mantener el camino ascendente de una formación contraria a los valores que profesa su nombre. Un año después, la extrema derecha sueca sigue su estela y se consolida, aunque lo hace en un contexto distinto: con una coalición de izquierdas que echa del trono al centro-derecha.

Tamara Fariñas R.

Simpatizantes del partido ultraderechista de Jimmie Åkesson en un mitin el pasado mes de mayo en Estocolmo | Fuente: Frankie Fouganthin

Simpatizantes del partido ultraderechista de Jimmie Åkesson en un mitin el pasado mes de mayo en Estocolmo | Fuente: Frankie Fouganthin

Las últimas elecciones europeas fueron un duro golpe, aunque no inesperado, para la socialdemocracia en toda su geografía. El ascenso de la extrema derecha en diferentes países, que obligó a la coalición en unos comicios que dieron la victoria al grupo ‘popular’, preocupó y Más…

Venezuela, una [contra]revolución ‘sui géneris’ 2

DEMOCRACIA: La conflictividad generada y la exposición mediática del conflicto venezolano crean una percepción, por parte de la población que se informa a través de medios generalistas, de insoportable inestabilidad continuada en el tiempo. No obstante, existen argumentos que apoyan la tesis de que, actualmente en Venezuela, se está realizando un intento contrarrevolucionario por parte de la oposición y los poderes fácticos. 

Guillermo Hernández

Revolución y contrarrevolución

El título de este artículo hace referencia a la obra de la socióloga chilena Marta Harnecker, Venezuela una revolución ‘sui géneris. En ella, la autora destaca cómo los acontecimientos ocurridos en Venezuela con la llegada del chavismo se alejan de los estudios clásicos sobre la revolución. Los estudios realizados tanto por el precursor Montesquieu como por Marx o Weber; pero también en autores como Más…

¿Monarquía o república? El debate sobre la corrupción del consenso del 78 3

DEMOCRACIA: El debate entre república y monarquía es un dilema que abre la caja de pandora del sistema político español. Su mención obliga a realizar un ejercicio histórico y filosófico sobre lo que realmente significa uno y otro régimen político, que también explica por qué las élites políticas españolas continúan optando por la actual monarquía constitucional, cuando la realidad social exige una democracia plena.

 Eduardo Alvarado Espina

WP_20140317_002

Salón plenario Congreso de los Diputados (Madrid) Fuente: Eduardo Alvarado E.

Monarquía o república: la falsa controversia ideológica

La monarquía no sólo es un sistema etimológicamente distinto a la democracia, sino que es justo lo opuesto. Encuentra su fundamento en el supuesto origen divino de la sangre real, y su legitimidad proviene del «derecho de conquista o de la sumisión de los primeros hombres que eligieron sus reyes» (Artola, 1978). En cambio, la república otorga el ejercicio legítimo de la soberanía al pueblo o a la nación. El «derecho a gobernar» está Más…