Cataluña, 27-S: la canción del verano Responder

DEMOCRACIA: El encaje de Cataluña en el conjunto de España es una cuestión que afecta de manera estructural la política nacional –o plurinacional, para no herir sensibilidades— española. Es por ello que el desafío soberanista catalán aparece repetida y frecuentemente en la agenda política española, especialmente desde la deriva independentista del gobierno de CiU liderado por Artur Mas.

Álvaro M. Barea Ripoll

Catalan_Flag_Parachute

Espectáculo aéreo con las banderas española y catalana. Fuente: Wikipedia.

 

A estas alturas se ha escrito mucho acerca de la cuestión soberanista catalana, entendida en términos simplistas como el conflicto político mantenido por los actores políticos que apoyan la independencia de Cataluña y los actores que apoyan la permanencia de ésta en el conjunto de España. Sea cual fuere la relación psicosocial y/o político-jurídica entre los catalanes y el Más…

Plurinacionalidad en Ecuador: más allá de la declaración constitucional Responder

DEMOCRACIA: El Estado plurinacional propuesto también en Bolivia y Catalunya plantea una ruptura con el concepto de Estado moderno que se asienta en la idea de nación cívica concebida como el conjunto de los habitantes de un cierto espacio geopolítico a quienes el Estado reconoce el estatuto de ciudadanos y, por lo tanto, a la idea de que en cada Estado sólo hay una nación.

Waldemar Espinoza

pluri4

Último encuentro oficial entre el Gobierno Ecuatoriano y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador – CONAIE (2009) Fuente: Presidencia del Ecuador.

Los recientes enfrentamientos entre el Gobierno de Correa y el movimiento indígena ecuatoriano por la decisión del primero de terminar con el comodato del edificio donde funciona la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) dejan al descubierto las grandes diferencias que separan a estos actores. Las raíces del conflicto se remontan a la «refundación del país» cuando la Asamblea Constituyente de 2008 declara al Ecuador como Más…

Nacionalismo español y catalán, percepción y legalidad 2

DEMOCRACIA: En España nos encontramos ante un contexto de conflicto nacionalista entre dos identidades nacionales encontradas: la española y la catalana. En los medios generalistas españoles –dominantes–, se argumenta fundamentalmente desde una perspectiva jurídico-legal, la del marco de la Constitución Española de 1978. Sin embargo, toda la bibliografía fundamental sobre nación, nacionalismo, religión y etnicidad se basa en una argumentación identitaria y perceptiva, social y cultural e incluso antropológica, dejando a la legalidad como mera implementación institucional de la sensibilidad nacional en particular.

Guillermo Hernández Banderas

 

Anthony D. Smith en su estudio sobre la nación y el nacionalismo hace un repaso de las diferentes teorías relevantes sobre el asunto. Más…

Europa 2015: El año de la encrucijada 6

DEMOCRACIA: Europa se encuentra en un año crucial. En 2015 están convocados, por el  momento, 15 procesos electorales, 9 de los cuales serán elecciones generales que pueden alterar el actual equilibrio de fuerzas y amenazar los rasgos estructurales del espíritu europeo. No se trata sólo del modelo económico, sino también del modelo social, político y geográfico. Europa puede estar a punto de cambiar y aún no se sabe hacia dónde. 

Álvaro M. Barea Ripoll

Calendario electoral 2015 en países miembros de la UE / Elaboración propia. Fuente: Passim

Uno de los hechos inexorables de la vida es que el futuro —ya sea a corto, medio o largo plazo—es, en mayor o menor medida, una incógnita y debemos lidiar con esa incertidumbre en nuestro presente, en nuestro día a día. Lo mismo ocurre con aquello que depende de nosotros, y más incierto aún resulta aquello que depende de más de una persona. Cuanta más gente, menos claro. Esta idea es el fundamento de cualquier tipo de análisis predictivo de cualquier aspecto de la política, de ahí que la inmensa mayoría de los análisis políticos con fundamento se orienten al pasado o al presente.

No podemos, por tanto, asegurar cómo será la Europa de 2016, pero podemos Más…

La batalla del 9N en el campo de la opinión pública 1

OPINIÓN: El 9N ya ha pasado. La tensión jurídico-política por la celebración del proceso de participación ciudadana en forma de consulta popular sobre el futuro político de Cataluña se ha mantenido hasta el último momento con la anulación del proceso y la desobediencia de las instituciones catalanas. El escenario post 9-N consiste en una lucha por la opinión pública entre el independentismo y el unionismo; una lucha en la que poco interesan los hechos tal y como han acontecido.alvaro

Álvaro M. Barea Ripoll

El pasado 9 de noviembre tuvo lugar en Cataluña un proceso de participación ciudadana que bien puede suponer un fiel reflejo de su compleja realidad sociopolítica. Si bien por un lado era una manifestación política cargada de simbolismo que debería poder acogerse al derecho de lalibertad de expresión, era también un acto político ejecutado por las instituciones catalanas del Estado que contravenía el ordenamiento jurídico, incurriendo incluso en la desobediencia al tribunal más alto del país. Debido, precisamente, a esa maraña explicativa en la que categorizar el proceso del 9N, las interpretaciones a sus resultados también son confusas y múltiples.

Por un lado, el soberanismo catalán se congratula de haber conseguido no sólo llevar a cabo un ejercicio democrático de participación popular, sino también del 80,76% de votos a favor del Sí-Sí, que se traducen en un apoyo a la independencia de Cataluña. Por otro lado, el «constitucionalismo» —entendiéndose como el colectivo catalán y del resto de España contrario al 9N— se aferra  a la ilegalidad de la consulta para restar importancia a los argumentos de los sectores soberanistas. En este sentido, los titulares de prensa el 10 de noviembre variaban desde el triunfalismo hasta la acusación delictiva pero, más allá de la batalla de opinión, destaca el hecho de que ambas posturas están siendo hipócritas en sus argumentos.

Más…

La consulta catalana: un hito político para el relato nacionalista 3

64291_10151481708268718_2030806900_nOPINIÓN: Como ya hizo Escocia en su momento, el pasado 9 de noviembre Cataluña celebró una consulta sobre la independencia, aunque sin contar con la autorización legal para ello. Después de que el Tribunal Supremo ilegalizara el referéndum, la Generalitat decidió seguir adelante con una votación que no sería vinculante. De los cerca de seis millones de catalanes y residentes que podían votar, más de 2 millones se acercaron a las urnas en la primera jornada de una consulta que durará unos días más.

Eduardo Alvarado Espina

Los nacionalismos hoy en día tienden a ser periféricos –en el sentido intelectual– vengan de donde vengan. Sus maneras diferenciadoras resultan insensatas para construir sociedades democráticas incluyentes. Sus intereses burgueses van en contra de las necesidades de lamayor parte de la población de un país. Sus objetivos –Estado nacional y la autodeterminación– son de otra época. Los catalanes que participaron y los que no lo hicieron en la consulta del 9 de noviembre, en su gran mayoría, no se encuentran motivados por esta descripción, pero sí lo están el Gobierno de la Generalitat y el Gobierno de España. El nacionalismo es una reacción «solidaria» ante un enemigo común. Es una ideología que necesita del conflicto para desarrollarse, aunque éste sólo sea potencial. La adscripción a una lucha ideológica entre nacionalismos, entre la legalidad y la legitimidad de dos grupos excluyentes, es una de suma cero. Más…

La otra cara del referéndum 1

Álvaro M. Barea Ripoll

DNI
 OPINIÓN: El recurso de la consulta popular está en alza. Todos podemos conocer las bondades de esta herramienta política, pero también debemos ser conscientes de que también tiene sus sombras.

 

Últimamente se habla mucho de referéndums. En España, las fuerzas políticas soberanistas de Cataluña se han marcado el objetivo de convocar un referéndum para que el pueblo catalán decida su estatus político. En el Reino Unido encontramos, curiosamente, dos propuestas de consulta; en primer lugar la que el primer Más…

El independentismo catalán, más allá del ruido mediático 1

MUNDO: El auge independentista del nacionalismo catalán ha sido objeto de observación nacional e internacional. ¿A qué se debe este apogeo y cómo se desarrollará?

Lea también: La nación catalana y la nación española: conflicto entre dos relatos imaginarios

 Cristina Saiz Brugés

Manifestación por las calles de Barcelona en favor de la independencia de Catalunya durante la Diada. Fuente: teinteresa.es

Manifestación por las calles de Barcelona en favor de la independencia de Catalunya durante la Diada. Fuente: teinteresa.es

Situándonos en 2010, en un contexto donde la crisis empezaba a dejar huella y con una Generalitat endeudada, Artur Mas ganó las elecciones con un programa más soberanista de lo que se vestía el anterior y un hegemónico pujolisme y mediante su punto estelar, el pacto fiscal – autonomía financiera para Cataluña -. Por pujolisme se entiende el gobierno de Convergència i Unió (CiU) que estuvo liderado por Jordi Pujol desde la transición española hasta 2003, delimitando así un sistema de partidos hegemónico (Sartori, 1976), y marcado por un nacionalismo catalanista conservador y autonomista. CiU aceptó y ayudó a forjar el sistema territorial saliente de la Constitución Española de 1978, el sistema autonómico, la viabilidad del cual pone hoy en duda. Más…