Andalucía, la resistencia del último bastión socialista Responder

DEMOCRACIA: Las elecciones andaluzas remiten a variados análisis, dependiendo de la organización política en liza. Cada cual valora el resultado en función de sus intereses. No obstante, hay otras cuestiones que los resultados electorales informan y que requieren ser analizados. ¿Qué tan particularista es el sufragio?, ¿hay cambio político ad portas? o ¿cuánto influye la abstención en la composición del sistema de partidos andaluz? Estos son aspectos que pueden arrojar algunas luces para las próximas convocatorias electorales.

Eduardo Alvarado Espina

BBC5AF87639543B983DEF67450EE280C-0000365387-0003488586-00640L-34C5622CE68E49F6AEF0A4FACF678DCA

Frontis Parlamento Andaluz

El adelanto de las elecciones ha reorganizado el mapa electoral andaluz. En este escenario se ha cumplido el objetivo de la presidenta de la Junta al consolidar su Gobierno y lograr presentar una «foto ganadora» al resto de España. Eso sí, no ha conseguido mejorar su último resultado electoral. Los 47 escaños no dan mayoría absoluta para gobernar en solitario y no reflejan la pérdida de votos de los socialistas andaluces, que transitan del 39,52% en 2012 al 35,49% de los votos en 2015. Más…

Anuncios

¿Monarquía o república? El debate sobre la corrupción del consenso del 78 3

DEMOCRACIA: El debate entre república y monarquía es un dilema que abre la caja de pandora del sistema político español. Su mención obliga a realizar un ejercicio histórico y filosófico sobre lo que realmente significa uno y otro régimen político, que también explica por qué las élites políticas españolas continúan optando por la actual monarquía constitucional, cuando la realidad social exige una democracia plena.

 Eduardo Alvarado Espina

WP_20140317_002

Salón plenario Congreso de los Diputados (Madrid) Fuente: Eduardo Alvarado E.

Monarquía o república: la falsa controversia ideológica

La monarquía no sólo es un sistema etimológicamente distinto a la democracia, sino que es justo lo opuesto. Encuentra su fundamento en el supuesto origen divino de la sangre real, y su legitimidad proviene del «derecho de conquista o de la sumisión de los primeros hombres que eligieron sus reyes» (Artola, 1978). En cambio, la república otorga el ejercicio legítimo de la soberanía al pueblo o a la nación. El «derecho a gobernar» está Más…