El fallo de ‘El País’, más allá de creer en una imagen falsa 1

Jennifer Montoya Betancourth

jennifer

OPINIÓN: La competencia por un pedazo de mercado y la velocidad con la que va la información, hacen que el sensacionalismo y la superficialidad primen sobre la rigurosidad informativa. ¿Qué clase de periodismo se está haciendo hoy?

La foto falsa del diario El País que mostraba entubado al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, despertó críticas, respuestas y debates sobre la calidad del periodismo que realizan los medios de comunicación.

A pesar de que el diario español rectificó el error luego de darse cuenta de que la foto, entregada por la agencia Gtres Online, era falsa, las repercusiones han seguido y seguirán durante bastante tiempo. El nombre del prestigioso diario quedó en entredicho a nivel mundial que, además, entregó todos los argumentos para que los más críticos contra los medios de comunicación alzaran su tono.

El error tuvo que ver con la verificación que debía hacer el diario. Sin duda, el hecho de que la foto haya sido entregada por la agencia con la que ha trabajado durante años y que además representa a otras 60 agencias internacionales en España, le daba un alto grado de confianza y credibilidad. Esto, a pesar de la historia, un poco enrevesada, que había detrás de la imagen. Según los hechos descritos por el mismo diario, cuando se le preguntó a la agencia Gtres Online cómo había sido obtenida la fotografía, dijo que procedía de una enfermera cubana a través de su hermana, residente en España. Luego, que dicha enfermera había salido del círculo médico y que, para evitarle problemas, era mejor no mencionarla en la publicación.

El diario simplemente confió, pero falló. La aparente trascendencia de la noticia primó sobre la verificación. Apuró los tiempos y llevó a tomar riesgos. Sin embargo, la pregunta ahora es, ¿mostrar al Presidente en las condiciones en las que supuestamente fue exhibido, era de extrema trascendencia noticiosa como para publicarlo así? El diario concluyó que sí por la incertidumbre que se vive en Venezuela sobre el estado de salud de Chávez. Pero, por otro lado, puede decirse que de haber sido cierta la información, lo único que hubiera generado habría sido el shock de ver a Chávez en tremendas condiciones, no más. ¿Por qué? Porque no hablaba de deceso ni otorgaba datos verificables. Chávez seguía enfermo, seguía en Cuba y seguía con cáncer. Si hubiese sido cierta esa imagen, Venezuela no hubiera cambiado sus decisiones sobre la posesión del mismo, no por un diario, menos por uno extranjero.

«De haber sido cierta la información, lo único que hubiera generado la imagen habría sido el shock de ver a Chávez en tremendas condiciones, no más»

La falsa imagen de Chávez obviamente graficaba un contenido bajo un título: “El secreto de la enfermedad de Chávez”. La siguiente pregunta es, ¿qué se hubiese podido decir sobre el estado de salud de alguien, del que no se tiene información y del que solo se recibió esa fotografía? ¿Desinformaciones? ¿Suposiciones? La enfermera que aparentemente entregó la fotografía no pudo ser encontrada, ¿de dónde saldría nueva información? Así, el tema va más allá de una foto equivocada.

La controversia que se generó por la calidad periodística tiene argumentos, y no solo por la fotografía. ¿Qué clase de periodismo se viene haciendo desde hace algunos años en el mundo? Y no estamos hablando solo del diario El País, estamos hablando del periodismo en general. Mal que bien, el diario español, considerado uno de los periódicos de habla hispana más importantes del mundo, se apresuró a corregir el error y a retirar todos los periódicos que ya estaban circulando en las calles. ¿Qué hubiera hecho otro diario de menor importancia?

La velocidad con la que van los medios de comunicación, por las nuevas tecnologías, y la creciente competencia por un pedazo de mercado está haciendo que cada vez se cometan más errores y se caiga en la superficialidad y en el escándalo. Esto no es nuevo, pero sí muy preocupante.

 

 

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Si ese es el tipo de periodismo que se hace en los grandes medios del mundo, ¿qué se puede esperar de los medios locales, provincianos, donde la competencia es más dura? Se me viene a la cabeza el caso de Wilmar Vera y la forma como lo han manejado esos medios de los que hablo. Un tema interesante que deberían discutir las universidades con mayor rigor y seriedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s