Cuantificando el poder de la Iglesia católica 7

A FONDO: La medición en datos de la extensión que actualmente tiene esta rama del cristianismo en el mundo es esencial para entender la importancia e influencia del poder material de Dios en la tierra.

Eduardo Alvarado Espina

The_Sistine_Chapel__Cappella_Sistina_-_The_Creation_of_Adam

La Creación de Adán, Capilla Sixtina, Museos Vaticanos. Fuente:Fotopedia

Después de la anunciada (y ya consumada) renuncia al pontificado del 265 Papa de la historia, no sólo se requiere hacer quinielas sobre quién le sucederá en la cima del poder político[i] más antiguo de nuestra era, sino que también es menester realizar balances cuantificables del estado de las artes en que hoy se encuentra la Iglesia de la Santísima Trinidad.

Saber cuántos sacerdotes, iglesias y feligreses hay, cuáles son los países mayoritariamente católicos, y saber cuántas congregaciones acoge en su seno, es esencial para alcanzar a comprender el poder que detenta la Iglesia católica. Pero más, para tener el panorama completo hay que conocer también su riqueza material, es decir, cuál es el valor patrimonial, que tan bien le viene a la fe.

Los católicos, apostólicos y romanos en cifras

El primer problema que surge cuando se buscan datos sobre la Iglesia católica es que, por razones de obviedad contable, la única fuente que puede informar de esta cuestión es la misma institución. Es por ello que habrá que ceñirse estrictamente a esos datos, presumiendo su veracidad.

Así tenemos que, para el caso del número total de católicos, se contabilizan 1.196 millones en el mundo durante el 2010[ii], mostrando un ascenso de 1,01% con respecto a 2009, cuando se contabilizaban 1.181 millones. Estas cifras permiten establecer que sólo el 17,5% de la población mundial participa de este dogma religioso. Y esto, en base al hecho de que se consideran católicas todas aquellas personas que han sido bautizadas.

Ahora bien, a diferencia de lo que opinan los organismos oficiales de la Iglesia católica, lo cierto es que el catolicismo pierde fuerza frente a otras religiones como el islamismo, que representa el 21% de la población mundial en la actualidad. Incluso su presencia es inferior a la de aquellos que señalan no tener religión (18%). Así puede observarse en el siguiente gráfico.

Las principales religiones en el mundo

Religiones en el Mundo

Si bien es cierto los católicos conforman poco más de la mitad del total de cristianos a nivel mundial (33%), han ido perdiendo influencia en aquellos países europeos en que sustentaron inicialmente su poder orgánico-social, como en Francia, Italia, España y/o Portugal y denotando un estancamiento en otros tantos del nuevo mundo americano, aunque en regiones del sudeste asiático y en el continente africano se observa algún aumento, como se presenta en el siguiente cuadro, que compara los años 2009 y 2010.

 

Distribución de católicos en el mundo

Dibujo

Fuente: gráfico de construcción propia[iii]

Otro dato que permite tener una evaluación más global del avance o estancamiento (depende de la perspectiva) de esta rama del cristianismo, se obtiene al comparar el número de bautizados que existían en 1900 con los actuales. A comienzos del pasado siglo había un total de 366 millones de bautizados, que representaban el 16,1% aproximado de la población mundial. Si se compara este porcentaje con el de 2010 (17,5%), se concluye que durante un siglo la Iglesia católica llegó a aumentar su cantidad de bautizados en un 1,4%.

Sin embargo, la valoración estadística no estaría completa si no se incorpora al cuadro global la cantidad de sacerdotes, obispos y religiosas, así como también de congregaciones que constituyen la estructura de la Iglesia.

Pues bien, en 2010 la Iglesia católica contaba 412.236 sacerdotes y 5.065 obispos repartidos en todo el mundo, con incrementos en África (16 obispos), América (15) y Asia (12), con reducciones en Europa (-1 obispo) y Oceanía. Por su parte, la cantidad de religiosas tuvo un descenso respecto a años anteriores, al pasar de 729.371 en 2009 a 721.395 en 2010[iv] lo que se traduce en un 1% menos.

Todo este funcionariado del catolicismo responde a distintas congregaciones y/u órdenes que en total suman 135 en todo el mundo. De todas éstas, algunas tienen una posición destacada, tanto al frente, como dentro del Vaticano, especialmente las más conservadoras, como el Opus Dei o la Cruz de Malta, las cuales, a través de algunos de sus miembros, controlan las redes de poder político y económico desde la sede pontificia.

La Santa Sede: un paraíso, pero fiscal

Conocidas son las críticas que se han hecho a los jerarcas del credo católico por su apego poco cristiano hacia los bienes materiales. Desde la excesiva presencia de joyas y oro hasta los modos de financiación del Banco Vaticano o Banco de Dios, nada ha escapado a aquellos que ven una evidente contradicción –contraviniendo las supuestas enseñanzas de Cristo- en una institución religiosa rodeada de lujos y beneficios derivados de capitales que muchas veces tienen una opaca procedencia.

Dentro de los asuntos más controvertidos se pueden señalar las propiedades –también conocidas como los bienes temporales– que posee la Iglesia católica a través de sus diócesis y el mismo Vaticano, y el dinero que mueve la curia por medio del Instituto para las Obras Religiosas o, como se conoce popularmente, el Banco Vaticano[v].

Distribución del patrimonio

Dibujo 2

Fuente: Gráfico de construcción propia

El Vaticano cuenta en la actualidad con unas 700 propiedades en el mundo, que corresponden al 25% de sus ingresos totales cada año, mientras que, según datos propios, el 50% de los ingresos corresponden a donaciones. No obstante, de todas las posesiones materiales de que dispone el centro del poder religioso católico la más singular –y  muy cuestionada en el último tiempo- es, sin lugar a dudas, el dinero que se mueve en el Instituto para las Obras Religiosas, que representa el 25% de los ingresos anuales del Vaticano[vi].

 

¿De dónde proviene el dinero del Banco Vaticano para sus “obras”?

Esta pregunta muy pocas veces ha tenido una respuesta adecuada debido a la opacidad en que se mueven las finanzas de la Santa Sede. No fue hasta el año 2012, momento en el cual el ex director general del Instituto para las Obras Religiosas, Paolo Cipriani, decidió –ante las acusaciones de lavado de dinero que arreciaban contra el Vaticano- revelar los datos financieros del organismo que se pudo llegar a establecer tanto la cantidad, como la manera en qué se manejan los fondos religiosos.

De esta información se desprende que durante 2010 el capital de que dispone el IOR para llevar adelante su labor, es de unos 6 mil millones de euros, distribuidos en 33 mil cuentas de unas 25 mil entidades diferentes que, salvo en el caso de las congregaciones, sus titulares no son conocidos.

Las cuentas, como lo estipula el inciso 2 del artículo 2 del capítulo 1 del Estatuto del IOR, sólo pueden ser abiertas por religiosos, instituciones religiosas católicas o ciudadanos del vaticano. Empero, cada titular de una cuenta –a diferencia de cualquier otro banco- puede designar un número ilimitado de apoderados para gestionar dichas cuentas, no existiendo un registro oficial de esos delegados, es decir, cualquiera puede mover dinero desde y hacia el banco vaticano sin necesidad de cumplir ningún control que certifique la procedencia de una propiedad o de la suma de dinero que se ingresa.

Con la apertura realizada por Cipriani también se supo que el 77% de los clientes del IOR provienen de Europa y un 7% del Vaticano. El resto de clientes están en África con un 6,3%, en Sudamérica con un 4,1%, en América del Norte con un 2,3%, en Asia un 2,5% y en Oceanía con 0,2%.

Dibujo Papa y Pdte IOR

Fuente: diario El País, mayo 2012

Dar a conocer esta información fue el acto final en el conflicto entre el Secretario de Estado, Tarciso Bertone, y el presidente (Opus Dei) del IOR y amigo personal de Ratzinger, Ettore Gotti Tedeschi, conflicto que se zanjó con la fulminante destitución de éste último, en mayo de 2012. De esta forma se hizo palpable el soterrado enfrentamiento entre el Papa y su Secretario de Estado pero también, la escasa voluntad de transparentar, por parte de la curia romana, los ingresos e inversiones que mantiene la Iglesia católica en el mundo, sobre todo cuando existen fundadas razones para suponer un lavado de dinero en varios de sus movimientos financieros.

Además, y más allá de la opacidad con que se maneja el dinero en la élite católica (incluyendo sus inversiones), las empresas en que se ha invertido como obras religiosas –industrias  armamentísticas o editoriales orientadas a publicaciones eróticas- dejan ver que el dogma teológico no es problema cuando se trata de ganar dinero para Dios.

Con la salida de Tedeschi y Cipriani de la dirección del Banco Vaticano, después de que estos intentarán saber a quién pertenecían las cuentas de no religiosos, se evidenciaría que –gracias a documentos encontrados en casa del primero- la dinámica financiera del Vaticano estaría marcada por dinero sucio proveniente de políticos, intermediarios, constructores y altos funcionarios del Estado. Pero, además de éstos, también el jefe de jefes de la mafia italiana tendría su dinero a buen recaudo en las arcas del Instituto de las Obras Religiosas[vii].

Se podría llegar a concluir que la falta de controles, la opacidad de sus cuentas y el halo religioso han posibilitado que –si el paraíso para la humanidad estaría en el cielo- el paraíso para el dinero mal habido tendría unas buenas hectáreas en el Vaticano.

El uso de las cifras por parte de la curia católica

Toda institución política que desee ejercer poder en cualquier sociedad debe sostenerse en  tres pilares basales: una organización cerrada, una gran cantidad de militantes nominales y un buen patrimonio. La Iglesia católica cuenta con todo ello, al menos en el papel, y lo ha sabido utilizar en las regiones del mundo en que sus estadísticas le siguen siendo favorables.

En muchos países han sido la piedra de tope cuando algún Estado ha intentado avanzar en la igualdad de derechos o las libertades individuales. En varias oportunidades se han manifestado en los países del sur de Europa –España, Italia o Francia- o han presionado a parlamentarios católicos –Chile, Uruguay o Argentina- con el objeto de impedir la promulgación de leyes que regulan el aborto, que permiten la igualdad de derechos para todos (matrimonio gay o libertad de culto) o que regulan las separaciones de parejas por medio del divorcio. Para ello siempre han esgrimido que esas sociedades son mayoritariamente católicas y que deben una obediencia estricta a lo que señala la Biblia (el dogma de la Iglesia), utilizando las cifras de bautizados como apoyo basal de sus pretensiones.

Muchas veces la estadística, los datos que hablan de más de 1.100 millones de católicos en el mundo en la actualidad, son utilizados para el chantaje, la presión o el argumentario conservador de una Iglesia, que en la práctica parece ir en franco retroceso (muy pocos practican la fe en occidente) en su antiguo centro de poder, el mundo legado por el Imperio romano.

En síntesis, este repaso de los datos estadísticos de la Iglesia, los cuales heredará el próximo Papa, nos ayudan a entender que es lo que está en juego, más allá de los cambios culturales, los nombres de los papables o los debates teológicos del momento.

Lo que efectivamente le importa a las máximas autoridades de la Iglesia católica, hoy por hoy, es seguir ejerciendo su poder de veto frente al aumento de las libertades individuales –sobre todo en países latinoamericanos- y ser un punto de apoyo de las élites nacionales católicas en muchos de estos estados. Para lograrlo requiere de poder, y este se consigue con muchos militantes religiosos, aunque sólo sean nominales (bautizados), junto con una organización jerárquica y opaca, y con el dinero suficiente para financiar todas las campañas conservadoras que sean necesarias para no dejar de ser un actor relevante en el debate nacional e internacional; para no dejar de ser el eje de los espacios de poder que ha conocido la historia de la humanidad en los últimos dos mil años.

______________________________________________________________

Para mayor información visitar:

[i] Hacia el siglo IV de nuestra Era el cristianismo fue unificado en el Concilio de Nicea por el brazo protector del emperador Constantino, convirtiéndose oficialmente en la religión del Imperio romano. Es así que se entiende que para cumplir con las exigencias de su nuevo apostolado político-religioso, “Constantino vigila la unidad de la Iglesia con tanto cuidado como la del mismo Imperio. La unidad política de sus súbditos depende de la unidad de la fe”. En Calderón Bouchet, Rubén, “Formación de la ciudad cristiana”, pág. 66, Biblioteca Dictio, Buenos Aires, 1978.

[ii] Datos publicados en el Anuario Estadístico de la Iglesia católica durante el año 2012

Anuncios

    • Pues lo más seguro es que muera usted primero antes que la Iglesia Universal.

      “La lengua del acusador sin pruebas llega hacer tan larga… que cuando ya le llegue su hora tendrán que usar dos feretros uno para el cuerpo y el otro para la lengua”

      Ojala que en su agonía no se arrepienta de ser participe… de lo que escriben seres ocuros y negativos en contra de una institución divina – religiosa que desde el tiempo primitivo de su nacimiento a través de Cristo ha cambiado la historia de la humanidad para bien. Pensar es gratis!

      • no hay pero siego que el que no quiere ver… , al principio pensaba igual que usted, pero investigue mis dudas, y ahora puedo decir que soy feliz mente cristiano, pero jamas catolico ni de ninguna religión en especifico, la iglesia católica manipula sus escrituras para controlar a las masas otras te plantean la religión como obligación, mejor solo ten fe y cree en dios, en ves seguir una organización construida sobre mentiras.

  1. Pingback: El Papa CONDENA EL NARCOTRÁFICO, pero SOLAPA CRÍMENES que ”patrocinan” al Vaticano |

  2. Es claro que nunca van a dejar de publicar acusaciones con aparente buena volunta; donde la pretensión es querer confundir y distorsionar la mente de la gente con falsedades baratas y sucias.

    Asi como señalan las riquezas de la Iglesia Madre, de verían hacer saber los miles y miles de millones que gasta la Santa Sede en los pobres del todo el mundo… en las diferentes forma en las que presente dicha caridad… pero lastima que solo haya gente que busca lo malo y lo negativo de lo que no existe, buscan creer espantosas acusaciones para sacar provecho publicitarios, tengan cuidado lectores de estas hienas y lobos difrazados de bondad… donde la gran realidad es que sus publicaciones malintencionadas son carente de veracidad como su propia vida.

    Siempre firme: Hoy, mañana y hasta que DIOS asi lo quiera estará la Iglesia que JESUCRSTO fundo.

  3. Pepito Medina dice: “Los miles y miles de millones que gasta la Santa Sede en los pobres del todo el mundo” (?). ¿Puedes adjuntar pruebas al respecto? En el Perú he visto lo que sí es la Cruz Blanca y la colonia Vacacinal de Ancón, aunque sólo para Lima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s