Gibraltar, también conocida como la falacia existencial 6

A FONDO: El contencioso de Gibraltar se ha convertido –para fortuna de un Gobierno español muy apurado— en el culebrón político del verano. Lamentablemente, el asunto se olvidará del mismo modo en que se recordó, para volver a resurgir dentro de un par de años y canalizar la mala leche que los españoles tengamos con alguien dentro de nuestras propias fronteras, pero no está de más que, a falta de no olvidar, hagamos recuento de lo que ha pasado de un tiempo a esta parte.

Álvaro M. Barea Ripoll

DNI

Si bien la polémica actual se basa en unas aguas de la Bahía de Algeciras que están en disputa, esta fricción supone un detonante para sacar a la palestra el conflicto general, que es la disputa por la soberanía de Gibraltar. En este sentido, lo primero que hay que recordar es que la Organización de las Naciones Unidas, en su cuarta convención, incluye a Gibraltar en la lista de territorios a descolonizar. Eso es lo que dicta la legislación internacional. Punto. Cualquier objeción a esto, basándose en el mismo derecho internacional, sólo puede basarse en el derecho a la autodeterminación, pero en el caso de Gibraltar dicho derecho no cabe, puesto que la población originaria de Gibraltar, a quien no se le consultó en su momento la cesión de su hogar, se vio obligada al exilio –en la cercana ciudad de San Roque se guarda el libro del censo original de Gibraltar anterior a la ocupación británica— y son los descendientes de esas personas quienes aspiran en realidad a dicho derecho de autodeterminación. Además, puestos a resaltar derechos en materia internacional, hay que recordar el derecho a la integración territorial –uno de los pilares de dicho derecho—, reconocido también por la ONU en su Carta fundacional y que beneficia a España.

Gibraltar es una falacia desde su origen. El Peñón pasó a manos británicas como premio de consolación que un francés le dio a un inglés por perder una guerra que se libraba en suelo español. La Guerra de Sucesión fue una guerra entre terceros cuya única víctima era España. ¿Cesión de soberanía? Propina de un Felipe V recién llegado a su nuevo reino.

Cierto es que eso fue hace mucho tiempo, y también fue hace mucho tiempo que Gibraltar era una joya estratégica. Ahora, en realidad, no tiene ninguna utilidad real. En un mundo globalizado, con ejércitos con capacidad de despliegue casi global, con armas intercontinentales, con España y Reino Unido siendo no sólo socios, sino aliados, ¿qué sentido tiene una colonia militar? Como si Reino Unido no pudiera utilizar los puertos españoles para tener presencia en el Mediterráneo. Incluso con esta polémica estacional, ambos países realizan ejercicios navales conjuntos rutinarios en el estrecho. ¿Necesita Reino Unido una base militar colonial para desplegar una flota en el Mediterráneo? Cualquier especialista en la materia puede negarlo. Y es que el dominio del Peñón perdió hace tiempo su sentido.

Si a día de hoy no es un puesto militar, ¿qué es entonces? Un paraíso fiscal. La agencia tributaria española estima que, como mínimo, hay tantas empresas con sede en Gibraltar como habitantes tiene. Y no, Gibraltar no es el país de los autónomos; la exención de impuestos de la que goza el Peñón y la opacidad de sus cuentas supone un caramelo para todo tipo de actividades ilegales, sobre todo el contrabando, el blanqueo de capitales procedentes de operaciones especulativas y el tráfico de drogas y de armas. La economía de Gibraltar corrió, de hecho, serio riesgo cuando en las primeras reuniones del G-20 que pretendían «reformar el capitalismo» se planteó poner coto a los paraísos fiscales.

La bahía de Algeciras, cuyas aguas protagonizan el actual encontronazo entre España y Gibraltar (al fondo). | Fuente: Junta de Andalucía

La bahía de Algeciras, cuyas aguas protagonizan el actual encontronazo entre España y Gibraltar (al fondo). | Fuente: Junta de Andalucía.

Y hablando de cuentas, echando mano al bolsillo es normal que los llanitos –como se conoce a la población local— no quieran dejar su estatus de colonia británica. Se ven libres de impuestos, pero eso no es incompatible con tener media vida en territorio español. Es un argumento muy popular entre los españoles de la comarca del Campo de Gibraltar: los llanitos no pagan impuestos, pero tienen a tiro de piedra cualquier patrimonio o servicio público español. Hasta el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, tiene su segunda residencia en la lujosa villa de Sotogrande, en el término municipal –casualidades del destino, o no— de San Roque, a la que hay que ir por gratuitas carreteras españolas. Por cierto, que una buena casa allí –la urbanización con mayor renta per cápita de toda Europa— no se paga sólo con el sueldo de un funcionario gibraltareño.

Pero remitámonos al caso concreto y actual: las aguas. Es cierto que la cesión de Gibraltar es anterior al derecho marítimo y, por tanto, Gibraltar puede argumentar que tiene derecho a tener aguas. Lo que no corresponde, por otro lado, es que Gibraltar desempeñe una política de expansión terrestre dentro y fuera de la bahía y recalcule constantemente las aguas a las que tiene derecho. Y menos cabe, por supuesto, que unilateralmente se permita acosar y secuestrar pesqueros españoles que navegan por las que ellos, sin jurisprudencia internacional que lo avale, reclaman como aguas propias.

Este último encontronazo España-Gibraltar viene por el vertido de bloques de hormigón en aguas que el Peñón considera suyas para acabar con la actividad pesquera de los barcos españoles y por el refuerzo, como respuesta de España, de los controles fronterizos a los vehículos que salen del Peñón. Hasta David Cameron, primer ministro británico, ha declarado su férrea defensa del acosado Peñón. La solución a esta situación sería bien fácil: España rebaja los controles y Gibraltar retira los bloques. Ante esto, como es costumbre en Gibraltar, el Peñón ha anunciado el vertido de más bloques a las aguas fronterizas.

Lo más irónico de todo es que las aguas donde se vierten los bloques de hormigón están justo en el final de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Gibraltar, aeropuerto –y esto sólo como anécdota, no como antecedente de actividades opacas en la colonia— donde una oscura noche de 1943 murió en muy sospechosas circunstancias el líder de la resistencia polaca frente a los nazis y los rusos, Wladislaw Sikorski, a quien la Historia ha olvidado. Ese territorio –el istmo del aeropuerto— no estaba incluido en el Tratado de Utrecht; ese territorio era la zona de nadie en la que los cañones de ambas partes tenían alcance. Es decir, era territorio español. Ocurrió que hubo una plaga en la colonia, y por motivos humanitarios, los estúpidos e ingenuos españoles permitieron a los gibraltareños asentarse en la zona de nadie hasta que la plaga pasara. Y hasta hoy; verjazo y aeropuerto gibraltareño en agradecimiento. Son las aguas anexas a ese territorio tan noblemente conquistado el centro de la actual polémica.

Pero tampoco hay que mirar mucho al pasado para ver la falacia existencial de Gibraltar. Sólo hay que escuchar el argumento del hormigonazo: ecologismo. Lo hacen para defender la flora y la fauna marítima junto al aeropuerto. Y lo dice el Gobierno que defiende a ultranza la práctica del bunkering, que consiste nada más y nada menos que en disponer de barcos-gasolineras flotantes en las aguas cercanas al Peñón –aprovechando que la ley de protección medioambiental española no tiene efecto allí— y abastecer de este modo el abundante tráfico marítimo del estrecho. La fuga de hidrocarburos es una constante en el bunkering del estrecho y no sólo perjudica seriamente esa fauna y flora marítimas que los gibraltareños tanto quieren defender a base de hormigón, sino que también ayuda a que la zona del Campo de Gibraltar sea una de las áreas de población con mayor índice de cáncer de toda Europa.

Cualquiera que vive cerca del Peñón sabe tres cosas: que Gibraltar va a seguir con su política de hechos consumados sincronizada con una de victimismo ante cualquier respuesta española, que este asunto se va a olvidar tan pronto como se ha recordado, y que se escriba lo que se escriba y se diga lo que se diga, los protagonistas de esta historia sabemos que Gibraltar es una falacia existencial.

Anuncios

  1. Pingback: Gibraltar: la eterna lucha entre España y Reino Unido « Política Crítica

  2. Y como que no menciona a Ceuta o Mellila? Y la majoria de el Norte de Espana que tampoco kieren se Espanoles? No teneis ni puta idea de lo que es democracia.

    • Buenas, Mario.
      Lo primero, gracias por molestarte en leer el artículo.
      Lo segundo, no menciono a Ceuta o Melilla porque Ceuta y Melilla –a diferencia de Gibraltar– no son territorios a descolonizar, por lo cual tampoco aparecen en la lista de las Naciones Unidas como territorios a descolonizar. Ceuta y Melilla formaban parte de España antes de existir Marruecos. Gibraltar, en cambio, fue un territorio desgajado de un país existente y cedido como colonia militar. Cierto es que Marruecos invoca el principio de integridad territorial con Ceuta y Melilla, pero no es un caso de descolonización; es una reclamación territorial sin más (como el conflicto chipriota, las reclamaciones territoriales de los polos o, en su caso más tétrico, el lebensraum alemán).
      Y tercero, no; la mayoría del norte de España tampoco quiere independizarse. Confundes la mayoría del norte de España con un sector particular –el independentista– dentro de un grupo ideológico más amplio –el nacionalista– que desde luego no supone la totalidad de la población de Galicia, Euskadi y Cataluña, las cuales a su vez tampoco suponen la mayoría del norte de España.
      Cuarto y último. Obviando la pirueta argumental de pasar de Gibraltar a las ciudades autónomas y, de ahí, al nacionalismo periférico español, supongo que lo de no tener “ni puta idea de lo que es democracia” irá por la cuestión de los referéndum. Al caso, me permito invitarte a leer otro artículo sobre referéndum y democracia, y también a que nos escribas para que nos cuentes qué es la democracia.
      Un saludo, Mario.

      • Álvaro yo no soy Mario, y por tanto no voy a decir estas incongruencias, pero si te digo, que para ser globero, hay que tener un poco mas de flema, pues si a cada comentario que no te guste, respondes así, no tardarás en quedarte solo tu blog, saludos.

  3. Que lástima. Esperaba leér un artículo imaginativo con una vista original del asunto. En vez de esto, el Señor Alvaro se limita a repetir propaganda vomitiva del Gobierno y Médios Españoles y absorbido incondicionalmente. Para eso tengo “La Razon” o el “ABC”. Un consejo, Alvaro…si quieres ser un reportero de verdad y no una fotocopiadora, a veces tienes que INVESTIGAR, IGNORAR TUS PREJUICIOS y escribir lo que no séa póliticamente correcto, y que se enfade quien quiera. Podría hacer una lista de errores contenido en tu articulo que seria casi tan largo como ella, pero no me da la gana.

    • Buenas, Pitimax.
      Lamento que te llevaras un chasco con el artículo. Tal vez te consuele el hecho de que no soy reportero, sino analista político.
      Te agradezco el consejo que me das, aunque creo que ya lo he seguido antes de que me lo dieras porque se ve que el texto no es políticamente correcto –viendo los comentarios sobre el mismo– y que ha hecho enfadar a más de uno. De todas maneras, quisiera decirte que desde la revista hemos querido enfocar la cuestión del contencioso no desde la equidistancia entre las partes, sino dando voz a ambas. Por un lado, aquí está mi artículo y, por otro, está el artículo –cuya lectura recomiendo– de nuestro compañero y amigo británico Matthew Robson. Obviamente no estás del lado de este artículo, pero debes verlo como una parte de un enfoque más amplio y al mismo tiempo saber que lo he escrito importándome muy poco las críticas que pudiera recibir.
      En cuanto a repetir propaganda del gobierno, estás equivocado; primero porque soy algecireño y no necesito que me digan desde ningún sitio qué pasa o deja de pasar en la frontera ya que soy testigo –como probablemente tú también, cada uno desde un lado de la misma– de todo este asunto. Y, segundo, porque no creo que mi artículo alabe precisamente el papel del actual gobierno en esta situación.
      Un saludo, Pitimax.
      Atentamente, el Señor Álvaro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s